EL VUELO DEL PLUS ULTRA

Dentro de la abundante documentación del siglo XIX que se conserva en el Archivo Histórico Municipal, una parte importante corresponde a la correspondencia recibida en el Ayuntamiento.
Por el momento estos documentos los hemos catalogado teniendo en cuenta el mes y año de su recepción en el consistorio, pero ahora que estamos haciendo la revisión de nuestra primera ordenación de los documentos y podemos tomarnos el tiempo de pararnos a leer esta correspondencia, vamos encontrando multitud de cosas curiosas.
Cuando hicimos la clasificación inicial de los fondos del Ayuntamiento la forma mas lógica de clasificar la correspondencia nos pareció la cronológica ya que, dado su volumen, la tarea de entrar a detallar su contenido nos pareció inabordable.
Ahora que estamos pudiendo leer algunas de estas misivas empezamos a encontrar hechos como el que recogemos en esta entrada, que por lo curioso, nos parece interesante publicar en este blog.
Esperamos que no sea la última noticia sobre esta abundante correspondencia del siglo XIX que podamos publicar.

Para poner un poco en contexto el tema del que nos hablan estos documentos, es necesario hacer una pequeña introducción sobre lo que supuso el vuelo del Plus Ultra al que hacen referencia las  cartas que centran esta entrada.

Los documentos que nos ocupan hacen referencia al que fue el primer vuelo entre España y América, concretamente entre Palos de la Frontera y Buenos Aires. La travesía se inició el 22 de enero de 1926. La tripulación estaba compuesta por el piloto, Ramón Franco, el capitán Julio Ruiz de Alda, el teniente de navío Durán y el cabo mecánico Pablo Rada.
 
El Plus Ultra sobrevolando Buenos Aires


Tal y como puede entreverse en las cartas sobre este asunto que llegaron al Ayuntamiento de Valdetorres, el objetivo que se pretendía con este vuelo era por un lado dar una imagen de España como país adelantado técnicamente y preparado por tanto para llevar a cabo esta empresa y por otra parte estrechar las relaciones entre España y las antiguas colonias americanas que en estos años contaban ya con un importante porcentaje de emigrantes de la antigua metrópoli.

Una vez que el vuelo alcanzó su destino, con algunos inconvenientes (podéis encontrar mas información en http://www.ejercitodelaire.mde.es/ea/pag?idDoc=FBB507A19B650C8DC12574E4003C0FC4&idRef=16BD37E238B1E1EDC12574E4003C1232)
las celebraciones se extendieron a ambos lados del Atlántico. En Buenos Aires la población salió a las calles para celebrar el acontecimiento e incluso Carlos Gardel le dedicó el tango “La gloria del águila”


En España los festejos no podían ser menos, de ahí que el seis de febrero se reciba en el Ayuntamiento de Valdetorres un telegrama del gobernador civil (caja 136, exp 40) en el que se anima a la localidad a celebrar el acontecimiento “izando banderas, echando vuelo campanas, organizando manifestaciones con banderas y músicas que recorran calles”

Además de estas manifestaciones callejeras se exhorta también a que los maestros impartan conferencias sobre geografía para ilustrar adecuadamente la importancia del recorrido del Plus Ultra.
Lo mas complicado sería en este caso el coordinar a todos los pueblos con las celebraciones, ya que en el telegrama se indica que deben iniciarse “inmediatamente tengan conocimiento llegada Plus Ultra a Buenos Aires”. Es de suponer que en la época sería complicado que los pueblos de la comarca se enteraran del aterrizaje de forma rápida y mucho menos simultanea.
En este telegrama se indica también la conveniencia de que en las escuelas se emplace un cuadro o placa recordando el acontecimiento.
Precisamente al hilo de esta última recomendación se recibe en el Ayuntamiento una carta fechada el 16 de marzo de 1926 (Caja 136, exp 42) en la que la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País ofrece al consistorio la compra de una medalla conmemorativa. Como puede verse en la imagen los precios varían en función de la calidad del material y el tamaño.

No hemos encontrado evidencias por el momento de si llegó a realizarse esta compra, pero dado el material que proporciona la correspondencia municipal del siglo XIX no descartamos poder confirmarlo. Quizás el Ayuntamiento se decidiera por la compra de un cuadro o lámina conmemorativa que siempre quedaría mas lucida que una medalla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA APROXIMACIÓN A CAMPOALBILLO

ALGUNOS DATOS SOBRE EL PARAJE DE ALBIR

LOS MOLINOS DEL RÍO JARAMA