¿Sabías que ...? La conducción de un preso



LA CONDUCCIÓN DE UN PRESO


            El documento que vamos a  comentar nos relata cómo era conducido un preso desde el lugar de la detención hasta el de la entrega a la Justicia, que, en muchas ocasiones, estaba muy distante del primero.

            El caso tiene mucho de ejemplar, porque siguió escrupulosamente todos los trámites[1]. Ocurrió durante la Primera Guerra Carlista, precisamente, cuando ésta se encontraba en su apogeo. La detención se produjo en Valdenuño y se le debería trasladar hasta El Almendral, un pueblo toledano  cerca de Talavera, que era donde tenía fijado su domicilio, aunque hubiera nacido en Valdetorres. En una nota independiente del texto se fijaba la ruta a seguir: Valdenuño, Mesones, Valdetorres, Fuente el Saz, San Sebastián, Fuencarral, Madrid, Alcorcón, Móstoles, Navalcarnero, Valmojado, Santa Cruz de Retamar, Maqueda, Santa Olalla, El Bravo, Casa de Postas, Segurilla, Pepino, La Higuera y El Almendral. Según la ruta marcada se hallaban involucradas tres provincias: Guadalajara, Madrid y Toledo. Era un largo camino siguiendo las carreteras de Burgos y de Extremadura.

            ¿Cómo se llevaría a cabo su traslado? Dos veces hace el oficio referencia a la forma en que se debería realizar: una, al comienzo, cuando afirma que “los tránsitos de Justicia en Justicia por la ruta principal” y otra, un poco más adelante: “y recogiéndose vivo de su entrega de unos en otros pueblos”. La entrega se haría, pues, de Justicia en Justicia por todos los pueblos marcados en la ruta, por ello se especificaba claramente en el sobre que portaban los encargados de su custodia “A los señores de la Justicia y Ayuntamiento del margen de este oficio”. Había, no obstante, una importantísima condición para hacerse cargo del preso, que estuviera vivo. Se preveía, pues, la contingencia de que se muriera por el camino o en algún pueblo del tránsito, en cuyo caso habría que enterrarlo en el pueblo en cuyo término se produjera el fallecimiento, con la obligación de comunicarlo al pueblo de destino.

            Con la Justicia iban algunos vecinos, dependiendo su número de la peligrosidad del preso. Era algo que se hacía como prestación personal al Ayuntamiento y siguiendo un turno entre los vecinos. Las entregas deberían hacerse dentro de los pueblos no en el límite de los términos. Resultaba sumamente gravoso, porque a veces tenían que correr también con la comida y descanso del preso mientras permanecía en el pueblo.

            Esta observación le da sentido a la nota  que puso en el oficio el alcalde de Mesones. Dice que admitió al preso a pesar “de la falta de cumplimiento de la Justicia de Valdenuño”. Lo más seguro es que omitiera la obligación de darle comida y hospedaje, lo cual puso al alcalde de Mesones en el trance de devolverlo a Valdenuño, lo cual hubiera ocasionado que el preso hubiera llegado a su destino sufriendo muchas molestias y un notable retraso.

            Sobre el preso se nos dan escasas noticias. En principio, debería ser conducido hasta Valdetorres de Jarama, “pueblo que dice es el de su naturaleza”, aunque la ruta marcada para llegar a El Almendral se nos advierta de que ese último era el de su residencia. Se llamaba Fernando Pérez, habiendo sido la causa de su detención “por haberle hallado sin documento de Policía que garantice su persona, con arreglo al cumplimiento de las órdenes que nos tienen comunicadas por el Gefe Político de la Provincia”.

            Es decir que la causa de la detención había sido carecer de pasaporte para el interior o del pase de las ocho leguas. Viajaba indocumentado y su detención respondía a un problema administrativo: no se podía establecer su identidad. Por eso las órdenes que habilitaban su detención las daba el Jefe Político, es decir el equivalente al Delegado del Gobierno actual. Hay que tener muy en cuenta las circunstancias de la guerra en las que se produjo su detención, porque, con ella, lo más probable es que se tratara de evitar que siguiera viajando hacia el Norte y se uniera a las tropas carlistas.

            La única forma de identificarle sin que quedara ninguna duda sobre su identidad era la de llevarle a su pueblo de origen, Valdetorres en este caso o al de su domicilio, El Almendral. Lo extraño en este caso concreto es que no se le pusiera en libertad en Valdetorres y se continuara su conducción hasta el Almendral, que estaba muy distante, asumiendo los costes y las molestias que ocasionaba el traslado. Podrían concurrir dos motivos: uno, que en realidad, no fuera de Valdetorres, como afirmaba, y segundo, que hubiera otras causas que motivaran su detención además de las expuestas y no se reflejaran en el oficio.

            Sea como fuere, todos los pueblos rehuían en la medida de sus posibilidades cumplir con estas obligaciones para con los presos, porque se convertían en unas cargas muy pesadas de soportar al tener que turnarse, como hemos dicho más arriba, para custodiarles, darles de comer y conducirlos al pueblo que le señalaran en la ruta.


Obras del Pontón de la Oliva en la que aparecen los presos que la llevaron a cabo.
https://urbancidades.wordpress.com/category/oficios/

[1] Archivo Histórico de Valdetorres de Jarama, Caja, 127, Exp. 76.


Por Martín Turrado Vidal

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA APROXIMACIÓN A CAMPOALBILLO

EL RENOVADO PUENTE LADRILLO

LA MESTA EN VALDETORRES DE JARAMA 2