LAS CUENTAS DE LA COFRADÍA DE LA VERA CRUZ


No es la primera vez en la que nos encontramos en el Archivo Histórico Municipal de Valdetorres cuentas de las diversas cofradías que había en nuestra villa. En esta ocasión le toca el turno a la Vera Cruz. Como en otros casos que tenemos en Valdetorres, no tenemos datos precisos de la cofradía en sí, ni desde cuándo existía, ni cuántos devotos tenía, ni cuándo deja de existir, ni cuándo celebraban festividades especiales, etc.

Al tener las cuentas, tenemos acceso a los datos económicos anuales, a saber quiénes fueron los piostres, los mayordomos y los alcaldes de los años de los que tenemos constancia. Concretamente, estos datos pertenecen al siglo XVII, entre los años 1641 y 1645.

A través de este documento hemos podido saber que en estos cinco años el repaso de las cuentas anuales, se hacía en el mes de mayo, salvo un mes que encontramos que se realizó en junio. Es de suponer, que aunque no tengamos datos de otros años, la fecha elegida fuera el mes de mayo, por norma general. Eso sí, el día no era fijo, dado que va cambiando dependiendo del año, como se podrá ver más adelante.

El proceso de tomar las cuentas era similar año tras año. Los alcaldes del año en curso tomaban las cuentas, por un lado a los mayordomos, y por otro lado a los piostres. El importe de los cargos que se hacían a los mayordomos siempre era inferior a los que se hacía a los piostres.  Los datos económicos de la cofradía, nos han hecho saber que siempre era nombrado un mayordomo y dos piostres.
En este acto, en algunos años, también estaban presentes los hombres que habían ejercido el cargo de alcalde el año anterior. Suponemos que el hecho de que estuvieran los alcaldes anteriores tiene que ver con que ellos pudieran confirmar o dar constancia de lo que había pasado mientras ellos estuvieron en el cargo.

En otras cofradías, por ejemplo en la de San Sebastián, hemos visto cómo se realizaba una única cuenta, pero en la de la Vera Cruz aparecen dos cuentas bien diferenciadas: una para el mayordomo y otra para los piostres. Cada una de estas cuentas, como era normal, había una serie de cargos y de descargos de todos los gastos que se habían realizado a lo largo del año. Una vez analizado esto, se sacaba la cantidad que se debía pagar y tenían un plazo de nueve días para realizarlo.

A través del documento también sabemos que tenían guardadas las ordenanzas del Cabildo de la Vera Cruz y que en el año 1643 estaban en manos de Mateo de Juste. Es una pena que no hayamos localizado estas ordenanzas porque eso nos permitiría conocer con mucho más detalle la historia y el funcionamiento de la institución. Además de eso también hacen alusión a un inventario de las escrituras de un censo que también se va entregando de unos a otros durante el proceso de la toma de cuentas, unas veces se entregan al alcalde y otras al mayordomo.

A continuación vamos a ver un resumen de las tomas de cuentas que se realizaron durante esos años.
El 11 de mayo de 1642 hacen el ajuste de cuentas del año anterior. El alcalde durante 1641 había sido Juan Sanz. Desgraciadamente no sabemos quiénes fueron los mayordomos y piostres ese año, pero sí sabemos es el alcance de las cuentas. En este caso el cargo ascendió a 32.573 maravedís y el descargo 21.549, por lo que al final del periodo, debían pagar 11.034 maravedís que debían ser abonados antes de los nueve días siguientes. Este año, es algo diferente a los demás, porque no tenemos todos los datos y porque sólo aparecen los datos de unos cargos, no de dos. Pero,  si comparamos los datos de los años siguientes, por el importe que aparece expresado sobre 1641, podemos pensar que se correspondería  a la cuenta de los piostre, dado que se asemejan más que a la del mayordomo.
En 1642 el mayordomo fue Sebastián de la Fuente y los piostres Juan de Francisco Ramos y el Licenciado Portales. El cargo de alcaldes lo ocuparon Gabriel Portales y Pedro Mingo. A través de todos estos datos también podemos  apreciar, una vez más, como la familia Portales era una de las  más importantes de Valdetorres durante estos años del siglo XVII, dado que siempre estaban presentes en las diversas instituciones que había en nuestro pueblo.

1643 es el único año donde las cuentas no se tomaron en mayo, sino en junio, concretamente el día 21. Como siempre se hace la revisión del año anterior, (1642). Como se comentó anteriormente y como era habitual en esta cofradía este año si encontramos ya dos cuentas. Los alcaldes y mayordomos actuales hacen las cuentas del mayordomo anterior (Sebastián de la Fuente) y los alcaldes y piostres actuales hacen lo mismo con los piostres de 1642 (Juan de Francisco Ramos y el Licenciado Portales). El mayordomo debía pagar finalmente 365 maravedís (El importe del cargo fueron 4.163 maravedís y el del descargo 3.808). Por otro lado, el abono que debían hacer efectivo los piostres fue de 21.422 maravedís, después de haber analizado el cargo (36.606) y el descargo (15.184)

El 6 de mayo de 1644 se toman las cuentas a los cargos de 1643, que fueron los siguientes: los alcaldes fueron Juan Recuero y Juan Antón, los piostres Juan García y Miguel García y el mayordomo Antonio Sanz el Mozo. El proceso sigue siendo igual que el de años anteriores.
El mayordomo debía 784 maravedís, procedentes de restar el cargo (7.516) del descargo (6.132) y los piostres 20.205 maravedís, después de realizar la misma operación (cargo: 42.013 y descargo: 20.808)

Por último, el 13 de mayo de 1645 encontramos los datos económicos de 1644. En este caso son los alcaldes del año actual, Juan Antón y Agustín Flores, los que toman las cuentas a los cargos del año anterior, estando presentes los alcaldes de ese año (Francisco Sanz y Juan García Calvo). En 1644 el mayordomo, Pedro Ramos, tuvo un cargo de 9.867 y un descargo de 8.058, por lo que al final de su año debía 1.809 maravedís. Los piostres, Francisco Sanz y Juan García Calvo, debieron abonar 25.808 maravedís, después de restar el cargo (43.018) del descargo (17.138).

Como 1645 es el último año del que tenemos cuentas, no sabemos quiénes fueron los piostres y el mayordomo de ese año, sino que solo contamos con el nombre de los alcaldes, como sucede en 1641.
Puede que todos estos datos resulten algo monótonos y fuera de contexto, pero en futuras entregas, esperamos poder hacer alguna comparativa con los datos que tenemos de otras cofradías.

Para terminar, a modo de resumen, tras todo esto, se puede apreciar lo que se había comentado al inicio de la entrada, de cómo el importe de las cuentas de los piostres siempre es bastante más elevado que el de los mayordomos. También debemos resaltar la curiosidad que aquí se hacen dos cuentas distintas, cuando en otras cofradías se hace una única cuenta.

En cuanto a la estructura de la cofradía, recordar que había un mayordomo y dos piostres distintos cada año y que se reunían a tomar cuenta, por lo general, en el mes de mayo, aunque sin un día concreto fijado para ello.


Hasta aquí, todos los datos que tenemos sobre esta cofradía. Esperamos poder conocer más sobre estos temas en el futuro. Creo que es sumamente interesante ir sacando y dando a conocer todos los datos que había en nuestro pueblo sobre diversas cofradías y devociones perdidas, porque nos da una idea del auge que había en Valdetorres en esos momentos y que se han ido perdiendo con el tiempo

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA APROXIMACIÓN A CAMPOALBILLO

ALGUNOS DATOS SOBRE EL PARAJE DE ALBIR

EL RENOVADO PUENTE LADRILLO