¿Sabías que ...? ¿Como era el pueblo hace 400, 300, 200 años?

LA IGLESIA


Siguiendo con la intención de presentar un panorama aproximado de cómo sería nuestro pueblo en los siglo pasados, nos centramos ahora en el que podría ser su edificio mas importante. La Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora.
No vamos a entra aquí en consideraciones arquitectónicas o técnicas que escapan a nuestro conocimiento, si no que, como no podría ser de otro modo, nos vamos a centrar en las informaciones que nos han llegado a través de los  documentos del archivo  histórico municipal. Evidentemente el grueso de la información sobre la Iglesia se encuentra recogido en el Archivo Parroquial depositado en el Obispado de Alcalá de Henares.
Solo dejamos aquí un pequeño apunte sobre la arquitectura de la Iglesia, construida en el siglo XVI. La portada plateresca es uno de sus elementos característicos y de mas valor por lo que nos parece interesante dejar registrado su gran parecido con otros ejemplos de portadas de esta misma época.









PORTADA DE LA IGLESIA DE EL CUBILLO
(GUADALAJARA)







PORTADA DE LA IGLESIA DE VALDETORRES DE JARAMA
                                                          






 PORTADA DEL CONVENTO DE LAS CARMELITAS DESCALZAS
(ALCALÁ DE HENARES)









En el caso del Convento de Alcalá de Henares su portada, la mas “sofisticada” de las tres, está atribuida a Alonso de Covarrubias. Quizás la fachada de Valdetorres fuera obra de algún discípulo o miembro de su taller, aunque el de esta portada es un modelo bastante difundido en las construcciones religiosas de la época, por lo que es difícil sostener esta teoría.
La construcción de la Iglesia probablemente se iniciara en los años próximos al momento de su configuración como villa (1563) siendo una de las evidencias de que Valdetorres estaba intentado asentarse como tal, con su propio concejo, su propia Iglesia y en un futuro cercano (1639) también con su propio patrón, el Cristo de los Ultrajes.
Centrándonos en los documentos del archivo en los que se menciona el edificio de la Iglesia, vamos a hacer la primera parada en el año 1615. De esta fecha data la postura que realizan dos vecinos, Juan de Benito y Juan García Rufasto, en la obra de la torre de la Iglesia. Con esto encima de la mesa, surge la pregunta de si con obra se están refiriendo la construcción de la torre  o a algún tipo de reforma.
El texto del documento no da una pista, puesto que los vecinos que solicitan hacerse cargo de la obra indican que necesitan gente que “nos ayuden a bajar las campanas y a subirlas”. Si nos hablan de que era necesario bajar las campanas es porque éstas ya se encontraban colocadas en su lugar en la torre y lo que se pretendía era volver a construir lo que sería el cuerpo superior de la torre, el que ahora vemos construido en ladrillo. Para tomar esta decisión, podemos pensar que se encontraría bastante deteriorado y no sería suficiente con un simple arreglo.
Si pocos  años después de la construcción de la Iglesia, ya era necesario afrontar reformas de este calado, no nos queda mas remedio que pensar que la calidad de su factura inicial no debía ser demasiado buena.


 
En lo que se comprometen a construir estos dos vecinos tenemos una buena descripción de lo que sería la torre “nos obligamos de hacer la obra de madera de obra gruesa de cuatro soleras y ocho postes de madera espigados arriba y abajo y tres tirantes llanas para el telar de las campanas y que se puedan tañer a torno, y la obra lucida de yeso por de fuera, y dejaremos una puerta para servicio del tejado, y dejaremos ocho ventanas en la dicha obra a cada parte”
Al menos en lo que se refiere al número de ventanas es el mismo que vemos en la torre hoy en día, dos en cada uno de sus cuatro lados. Por otro lado, por la descripción que hacen los albañiles de la obra, parecía ser algo de envergadura ya que, además de para bajar las campanas, requieren la ayuda de los vecinos para que “nos ayuden a subir la madera”. Demuestran también ser previsores, porque por lo que pudiera pasar con tanta gente ayudando piden que “a esto esté la justicia presente porque si alguna desgracia sucediere no sea por nuestro riesgo”
No sabemos cuál sería el transcurso de esta obra, pero lo que sí está claro es que no sería ni mucho menos la última reforma a la que se vería sometida la Iglesia de nuestro pueblo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA APROXIMACIÓN A CAMPOALBILLO

ALGUNOS DATOS SOBRE EL PARAJE DE ALBIR

LOS MOLINOS DEL RÍO JARAMA